1.- DESCRIPCION DE LA ACEQUIA REAL DEL JÚCAR.

a.) La Acequia Real del Júcar en cifras

La Acequia Real del Júcar es la Comunidad de Regantes más importante de la Comunidad Valenciana, formada por cerca de 35.000 regantes que utilizan las aguas del río Júcar. Las Comunidades de Regantes, herederas de una tradición milenaria, y con peculiaridades proclamadas en la Constitución, son corporaciones de Derecho Público amparadas por la Ley y reconocidas por el Estado, con personalidad jurídica propia y plena capacidad para el cumplimiento de sus fines.

La Sede Social está sita en la Plaza del Correo Viejo nº 6, 46001 Valencia; Teléfono: 96-391.52.08; Correo electrónico: arj@acequiarj.es y Fax 96-391.72.28.

Además de ser un factor económico importante en la región, se ha constituido por razón de su antigüedad, superior a siete siglos, en un signo de identidad cultural. Es, sin duda, la Comunidad de Regantes más importante de la Confederación Hidrográfica del Júcar y de las más importantes de España.

El ámbito territorial de la Comunidad comprende los términos de Antella, Gavarda, Alzira, Benimuslem, Puchol, Alberic, Masalavés, Benimodo, Guadassuar, L'Alcudia, Algemesí, Albalat de la Ribera, que forman la Primera Sección , y Sollana, Alginet, Benifayó, Almussafes, Picassent, Silla, Alcácer, Beniparrell y Albal, que componen la Segunda Sección.

La Acequia Real del Júcar constituye un elemento de vertebración de la comarcas de la Ribera Alta, Ribera Baja y la Horta Sur.

b.) La presa o azud

Situada la presa o azud a unos 100 metros sobre el nivel del mar, recoge transversalmente las aguas del Júcar, graduándose por medios mecánicos y teniendo una compuertas para dejarlas pasar por el cauce natural del Júcar, cuando así interesa para la monda o limpieza del canal para atender los arrozales de la Ribera Baja o por el caudal ecológico (en la actualidad está pactado verbalmente con la Confederación Hidrográfica del Júcar que sean 50 1/seg.. El Plan Hidrológico del Júcar no fija caudal ecológico). A lo largo de siglos la Acequia Real del Júcar ha consumido totalmente el cuadal del río durante casi todo el año.

 

Casa de compuertas en la actualidad desués de la riada de 1982.
Se construyó en el siglo XIX recontruyéndose posteriormente varias veces, pues la obra del Duque de Híjar se destruyó en un inundación. La última reconstrucción se hizo por la Confederación Hidrográfica del Júcar tras las inundaciones de octubre de 1982.

La presa es del tipo de gravedad, de perfil triangular, teniendo adosado al paramento de aguas arriba un muro de talud contrario al del resto de la presa; de planta curva, con un desarrollo de 315 metros, una longitud en la base de 32 metros y una altura sobre el fondo del cauce de 3 metros, teniendo como aliviaderos dos compuertas en la margen izquierda, ya encauzadas las aguas al canal de toma.

c.) El canal Principal

El Canal Principal, que deriva el agua directamente del Júcar tiene su origen en Antella y, después de más de 54 Kms. de longitud, termina en Albal. La concesión es de 34.500 litros/segundo y suministra actualmente el agua necesaria para el riego de 21.872. Has con la siguiente distribución: Críticos 13.837 Has, Huerta 4.116 Has y Arroz 3.919 Has. De esta conducción deriva una tupida red de acequias de distribución hasta las parcelas, que comprende más de 500 Km. de conducciones. La zona de riego de la Acequia Real del Júcar se extiende sobre 20 términos municipales atendiendo a más de 100.000 títulos de propiedad. También pertenece a la Comunidad, la Acequia Particular de Antella que riega dicho término municipal con los 655 litros/segundo de concesión.

 


En sus primeros kilómetros tiene la acequia una anchura de 10 metros, que va aminorando a medida que las sangrías que recibe en los términos de Alberic, Alzira, L'Alcudia y Guadassuar, para seguir disminuyendo en la anchura de su canal a 5, 4, 3, 2 y 1 metros, esta última en Albal, etapa final de su recorrido.

La toma de aguas del canal principal hacia los secundarios se efectúa por medio de compuertas, que generalmente se manejan por medio de un espigón, situado dentro de un típica caseta o garita: son las llamadas fesas, espigones, boqueras, rollos, válvulas y paletas, todas ellas con sus propias características.

En los primeros kilómetros predominan las modestas válvulas y fesas para regar porciones de terreno por lo general no superiores a las 200 hanegadas. Ya cerca del kilómetro 9 aparece la primera toma de aguas de importancia, como es la fesa de Arbolejas, que riega 1.100 hanegadas de los términos de Alberique y Benimuslem; viniendo a continuación la fesa nueva de Alcira, la cuarta en capacidad de toda la acequia madre, ya que riega 15.000 hanegadas de Alberique, Benimuslem y Alcira; siguen las fesas del Dantell (en el kilómetro 10, para 6.000 hanegadas), de Anguilera (en el kilómetro 16, para 5.900 hanegadas del término de Masalavés), de Montortal (en el kilómetro 19, para 6.000 hanegadas); la importante fesa vieja de Alcira, sobre el kilómetro 22, que da vida nada menos que a 13.600 hanegadas de los términos de Alcudia, Guadasuar, y Alcira; las de Algemesí y Sollana, primera y segunda capacidad, que proporcionan agua a 27.400 y 19.000 hanegadas, respectivamente, situadas en los kilómetros 26 y 29 del trazado; y finalmente, ya en el segundo tramo del canal, encontramos -además de las dos últimas citadas- las de Pardines, Albalat, Mocarra, fesa vieja de Benifayó (que riega 16.300 hanegadas) y la del Romaní (para 18.000), siendo desde aquí las tomas de agua más importantes las fesas del Algudor, Silla y Albal, ésta ya sobre el kilómetro 48.

Además de las tomas de agua, presenta el trayecto del canal otro tipo de accidentes que modifican su fisonomía, como son los puentes y pasarelas de piedra, hierro y madera, que cruzan carreteras, ferrocarriles, caminos o simplemente sirven para pasar de una a otra orilla.

Llaman la atención los derramadores o aldufas, que sirven para descargar el canal cuando lleva excesiva agua, en los afluentes, ríos y barrancos del trayecto. Entre ellas destaca la célebre Aldufa Real, otras son la de la Acequia Particular de Antella, de la Figuera, las aldufas "de la Casa o de Chilart", entre Antella y Gabarda; la de Gabarda o de la Garrofera; la "del Serra o de la Rabaza", antes de llegar a Alberique; la del Marjal, cercana a la anterior; la "de los Arcos o de Barcheta, que no cierra por bajo" y que une a Masalavés, un derramador de agua de la acequia madre al río Magro, que especialmente se utiliza en las avenidas del Júcar, con el fin de desviar las cañas y demás objetos que pudieran entorpecer el cercano sifón o cano de Guadasuar, etc..

En algunos tramos del canal -especialmente en los kilómetros 14 y 17- existen unas persianas, especie de compuertas que imprimen a las aguas mayor movimiento y altura, con la finalidad de poder regar las tierras altas cuando la dotación de la acequia no llega a la altura deseada.

Normalmente el paso de ramblas y barrancos suele hacerse por medio de acueducto -como el acueducto de la noria de Santa Bárbara- o con sifones, llamados canos en el lenguaje típico de la huerta.

El más importante y antiguo es el cano de Guadassuar o Algemesí. Este sifón, basado en el principio de los vasos comunicantes, por el que discurren las aguas de la Acequia Real para atravesar el río Magro o rambla de Algemesí, no debió construirse hasta el siglo XV.

El de Alginet, en el segundo tramo del canal, sirve para atravesar el barranco de los Algadines, con dos rampas de entrada y salida y un tramo recto, longitud de 170 metros, capacidad para 10 m3. por segundo, anchura y altura de 3 y 1'80 metros, respectivamente.

Hay varios trozos en que el canal está completamente cubierto o en minado, como el de 700 metros que atraviesa la Masía de San Luis, en término de Picassent, o el minado de 400 metros que existe en Alcácer y los minados del Algudor: todos ellos tienen pozos para la limpieza y ventilación. Normalmente es necesario el minado para atravesar cotas más elevadas que el cauce de la acequia.

También revisten interés geográfico las norias, antes muy abundantes y hoy día sustituidas, en su mayor parte, por los motores eléctricos, que elevan las aguas con más comodidad y rapidez, aunque también con mayores gastos. Destaca la noria de Santa Bárbara, construida para elevar las aguas hasta el acueducto de L'Alcudia de Carlet.

Las viviendas de los guardas están también a ambos lados del canal; en la casa del cano de Guadasuar existía una centralilla telefónica que comunicaba con todas las casas de los guardas y con el domicilio que el acequiero mayor tiene en Algemesí. En la actualidad las comunicaciones se realizan por radio y la centralita restaurada se encuentra en la sede social.

El canal unas veces revestido total o parcialmente de mampostería, otras todavía en cauce abierto sobre la tierra, en su forma primitiva va recorriendo kilómetros, repartiendo riquezas.

Más del 90% de los riegos de la Acequia Real están situados en su margen derecha, lo que es lógico, ya que su trazado responde a las condiciones del terreno, dominando, por tanto, grandes extensiones hacia el mar y la Albufera y pequeñas zonas de la margen izquierda, por cuanto el canal discurre al lado de la zona montañosa de Carlet y en terrenos de mayor elevación que los de la Ribera.

2. EL ESCUDO DE LA ACEQUIA REAL DEL JUCAR.

En 1953 se inició un expediente para dotar a la Comunidad de un escudo heráldico, aprobándose por la Junta General de 1963 el propuesto por D. Juan Segura de Lago, arquitecto, presidente de " lo Rat Penat" y que consta de:

Escudo cortado y medio partido:

1. De Aur, cuatro palos de gules. Armas del Rey Conquistador, fundador de la acequia, que también son las de Alcira, Algemesí, Antella, Albal, Benimuslem, Masalavés, Alcácer, Picassent y Almusafes, las cuales figuran también en diferentes cuarteles de casi la totalidad del resto de poblaciones usuarias

2. De Aur, cuatro palos de gules, cargado con una llave de su color en faja. Armas de alcira como cabeza de la primera sección y cuyo escudo fue el primitivo de la acequia, como puede deducirse del gravado de Roxas.

3.
Partido:1º de Aur, cuatro palos de gules. 2º de gules, cadena de Aur puesta en orla, en cruz y en sotuer, entrada de una esmeralda de sinople. Armas de Ducado de Híjar, que lleva así mismo Sollana, como cabeza y en representación de la segunda sección.

Timbrado con Corona Real.
Soportes:
Derecho
: La personificación del rio Júcar tomada de la puerta del Palacio de Dos Aguas.Representado por un personaje doblado sobre una boca de canal de la que mana una corriente de agua que terraza el escudo.

Izquierdo: Ceres, diosa de la agricultura, representado por una figura de mujer con una antorcha en la mano izquierda,la derecha sosteniendo el escudo y colocada sobre un cuerno de la abundancia del que manan diferentes y variados frutos terrazando así mismo la otra parte del escudo. Todo ello del color de la piedra alabastrina de la que está construida la portada de Dos Aguas

 
 

3. BREVE DESCRIPCIÓN DEL RIO JUCAR Y SUS AFLUENTES.

El rio Júcar, origen y razón de ser de la Acequia Real, es el más caudaloso de los ríos levantinos y el sexto en longitud de la península, tras el Tajo, Ebro, Duero, Guadiana, y Guadalquivir.

Nace en uno de los principales centros de dispersión de aguas, en los Montes Universales, dentro de la Serranía de Cuenca, zona donde lo hacen también el Tajo, Túria, Cabriel y Guadiela, entre otros.

Pasa por Cuenca y Albacete, penetra en la provincia de Valencia por Jalance, donde recoge las aguas del Reconque - casi siempre en estiaje - llamado también río de Ayora o Barranco de Cautabán. En el valle de Cofrentes recibe a su más caudaloso afluente, el rio Cabriel, que tras recorrer 290 Km y cruzar el famoso puerto de Contreras, multiplica las aguas del Júcar.

Hay que hacer constar que el Cabriel, con el Júcar, era el límite natural histórico entre Castilla y Valencia por esa zona. Así se reconoció en el tratado de Almizra, firmado en 1244 entre Jaime I y el infante castellano Alfonso, en nombre de Fernando III el Santo.

Igualmente fue el Júcar en la Edad Media el límite entre las dos divisiones naturales del Reino de Valencia, ultra y citra Xuchari.

Ya en la zona litoral, riega la Alta y Baja Ribera, formando amplios meandros y recibiendo los ríos o ramblas de Escalona, Sellent, Albaida, Ojos y Magro. Tras pasar por Alcira, Algemesí, Sueca y Cullera desemboca en el Mediterraneo al sur de esta última población, después de un recorrido de más de un millar de Km. y haber animado el paisaje geográfico de los 22.300 Kilómetros cuadrados de toda su cuenca, con una aportación media de 1.400 millones de metros cúbicos anuales.

 

Presa de Escalona
PULSE EL ICONO PARA VER UN MAPA DETALLADO DE LAS DISTINTAS ZONAS Y POBLACIONES QUE RIEGA EL RIO JUCAR


El embalse de Alarcón es fruto del esfuerzo económico y vital de miles de valencianos.

 

4.- LOS EMBALSES DEL SISTEMA JUCAR.

a.-El embalse de Alarcón

Durante siglos en la Ribera de Valencia se hacia arroz en verano y trigo en invierno. Cuando llegaban los periodos de sequía se ponía en peligro la cosecha anual de arroz.

A lo largo del siglo XX, cuando el arroz se va cambiando en la Ribera por cítricos, es necesario aumentar la garantía pues la sequía prolongada puede poner en peligro no sólo la cosecha anual sino el árbol que representa una inversión de varios años.

Con la regulación hiperanual de Alarcón se conseguía una garantía casi plena.

El Embalse de Alarcón está situado en la provincia de Cuenca, en el curso alto del río Júcar, tiene una capacidad de embalse de 1.112 Hm3 siendo de regulación hiperanual, es decir, que debe disponer de recursos para varios años. Se concibe como un embalse que regule el agua los años lluviosos para utilizarla los años de sequía.

Como vemos, las aguas reguladas en el Embalse de Alarcón tienen dos finalidades, por un lado está la producción hidroeléctrica y por otro el riego. De esta agua dependen 45.000 Has. De cultivos integradas en las comunidades de regantes que componen U.S.U.J., es decir, toda la Ribera, desde Sumacarcer hasta Cullera y Tabernes de Valldigna. Además, las aguas que salen del Embalse de Alarcón se turbinan en todos los saltos que Iberdrola posee en el Júcar, permitiendo aumentos en la producción y un incremento de la regularidad en la producción eléctrica.

Vemos que gran parte de la riqueza de Valencia depende de las aguas que regula el Embalse de Alarcón.

En el año 1941 se constituyó una entidad denominada Unidad Sindical de Usuarios del Júcar (U.S.U.J.) para la construcción del Embalse de Alarcón. Las entidades integradas en la Unidad Sindical de Usuarios del Júcar son las siguientes:

  • Real Acequia de Escalona
  • Real Acequia de Carcagente
  • Acequia Real del Júcar
  • Acequia Mayor de la Extinguida Villa y Honor de Corbera (Cuatro pueblos)
  • Comunidad de Regantes de la Ciudad de Sueca
  • Comunidad de Regantes de la Ciudad de Cullera
  • Iberdrola, S.A., que ha asumido en el trascurso del tiempo las obligaciones contraídas por otros aprovechamientos hidroeléctricos vigentes en la época de constitución de la Unidad Sindical de Usuarios del Júcar.

Ante los años de escasez de agua y los periodos de sequías que duraban varios años, para tener una garantía total de riego y un mejor aprovechamiento hidroeléctrico se acordó entre todas estas entidades la construcción del Embalse de Alarcón. Para ello, la U.S.U.J. firmó un compromiso de auxilios con el Ministerio de Obras Públicas que se puede sintetizar en la obligación que se impusieron los usuarios del Júcar de sufragar íntegramente todos los gastos que se ocasionasen por la construcción del Embalse de Alarcón: obras, presa, expropiaciones de terrenos que habían de ocupar las aguas embalsadas, indemnizaciones especiales, etc. La fórmula de pago de la aportación a la que se comprometieron los usuarios, se formalizó de la siguiente manera: Abono del 20% durante la ejecución de las obras y el 80% restante se pagaría en 25 anualidades, con los intereses señalados por las disposiciones legales que en aquel entonces regían. Es el único caso, que conozcamos nosotros, en el que los usuarios de una obra hidráulica de interés nacional, pechan con el importe íntegro de los inmensos gastos que ha supuesto la realización del Embalse de Alarcón, que es uno de los más importantes ejecutados en todo el ámbito nacional.

Desde el punto de vista económico, la regulación que en este momento efectúa el embalse de Alarcón es de incalculable valor, puesto que, por un lado, el coeficiente energético conseguido en el río Júcar obtiene su máximo rendimiento gracias a la regulación de invierno, y por otro lado, los regadíos de las Comunidades de Regantes integradas en la Unidad Sindical de Usuarios del Júcar, obtienen con su regulación la garantía de riego y la mayor parte de los caudales de verano hoy disponibles en el río Júcar, como se viene comprobando y poniendo de manifiesto en la Comisiones de Desembalses de los meses de Julio a Septiembre, desde hace años, en los que se ha puesto de relieve la pérdida de los caudales naturales del río. Por primera vez en la historia llegan a resultar negativas las aportaciones del río.


De acuerdo con lo previsto en el artículo 32 del Plan Hidrológico del Júcar se está negociando un convenio Unidad Sindical de Usuarios del Júcar-Ministerio del Medio Ambiente para la utilización del Embalse de Alarcón.


b) El Embalse de Contreras

El embalse de Contreras ubicado en la confluencia de los ríos Guadazaón y Cabriel, tiene una capacidad de 891 Hm3, con una aportación media del río Cabriel, calculada en el proyecto del embalse, de 618 Hm3 año. Sin embargo, por razones al parecer de seguridad, la explotación de dicho embalse ha estado durante años limitada a un volumen de 300 Hm3 aproximadamente. En cuanto a las aportaciones recibidas desde que se puso en marcha el embalse no llegan a la mitad de las estimadas. Las aguas reguladas del Embalse de Contreras están destinadas a los aprovechamientos del Canal Júcar-Turia.

c) Otros embalses

Los embalses de Tous en el río Júcar, Escalona en el río Escalona y de Bellús en el río Albaida han sido construidos fundamentalmente para laminación de avenidas.